Las acusaciones de terrorismo de Maduro: una táctica heredada de Chávez para dividir aun más la oposición

0
590
heredada

El periodista especializado en la fuente política, Pedro Pablo Peñaloza, indicó que esta estrategia es heredada. “Tenemos que recordar que Chávez acusaba a la oposición de promover bandas criminales. Nunca lo demostró ni presentó pruebas, pero es parte del discurso chavista cuando se le cuestiona su incapacidad de no controlarlas.

También te puede interesar: Maduro removió a Jorge Arreaza como canciller de Venezuela: lo reemplazará Félix Plasencia

Luego de los enfrentamientos en la Cota 905 entre cuerpos de seguridad del Estado y bandas armadas, vinieron acusaciones de terrorismo. Varios dirigentes de la oposición fueron señalados por el presidente Nicolás Maduro de financiar y alentar a estos criminales.

A raíz de esas acusaciones, detuvieron al exdiputado Freddy Guevara y otros parecen estar en cola. El periodista Pedro Pablo Peñaloza (@pppenaloza) explicó que desde el régimen se acusa a la oposición de estos hechos para presionar sus grietas.

“Lo que quiere el gobierno es aumentar las fricciones en la oposición. Además ataca a un sector que acusa de radical y eso le mete más presión a otros moderados que deben decidir qué hacer en este caso. Pueden dar un paso al frente en unidad y exigir respeto o por el contrario explorar una negociación con una vocería distinta a Juan Guaidó”.

El periodista especializado en la fuente política indicó que esta estrategia es heredada. “Tenemos que recordar que Chávez acusaba a la oposición de promover bandas criminales. Nunca lo demostró ni presentó pruebas, pero es parte del discurso chavista cuando se le cuestiona su incapacidad de no controlarlas. Ahora usan nuevamente ese discurso y van contra Voluntad Popular, el partido de Juan Guaidó”.

Estos señalamientos y posteriores detenciones, llevaron al gobierno a ponerle punto final al diálogo. El presidente de la Asamblea Nacional oficialista, Jorge Rodríguez, presentó unas conversaciones de Whatsapp que esgrimió como pruebas para involucrar a dirigentes opositores en los enfrentamientos de la Cota 905, luego de ello anunció la ruptura de la posible negociación.

“En realidad el diálogo estaba en una fase pendular. Oposición y gobierno estaban explorando condiciones junto al Reino de Noruega para luego sentarse cara a cara a entablar una negociación. Esta se plantea en el Acuerdo de Salvación Nacional, pero hay que preguntarse si la oposición tiene la fuerza necesaria para persuadir al chavismo a negociar. La propuesta es ambiciosa y tiene como objetivo allanar el camino para una transición. No se le exige a Maduro salir del poder ya, pero sí abrir el camino a una transición democrática”.about:blankAnuncios

Peñaloza analizó que del lado oficialista, no estarían ganados a esta idea. “Maduro escogió lo que le parece mejor para sus intereses y son las elecciones regionales. Hizo concesiones como permitir dos rectores del CNE identificados con la oposición, devolvió la tarjeta de la unidad, pero eso no pone en riesgo su permanencia en el poder y esos compromisos no está dispuesto a asumirlos”.

Desmotivar a los votantes
Las recientes detenciones y acusaciones se dieron en el momento en que una comisión de la Unión Europea llegaba a Venezuela para explorar las condiciones electorales. El periodista Pedro Pablo Peñaloza explicó que el ambiente electoral es turbio.

“En Venezuela no opera una democracia ni un Estado de derecho, por lo que a los procesos electorales los rodea un ambiente turbio. Lo que se pretende es desmovilizar y desmotivar a los votantes a pesar de algunas concesiones como la renovación del CNE. También se habló de revisar algunas inhabilitaciones. Parecían avances, pero luego vinieron estas arremetidas contra la oposición y detuvieron a Freddy Guevara”.

ELESTÍMULO