#Opinión | ¡Yo propongo! – Por Aldo de Vivo

0
316

“Y tú, ¿Qué propones?” se ha convertido en el único “argumento” que una clase política traidora y socialista le ha dejado a una sociedad, que por efectos del socialismo, se encuentra totalmente atomizada, es decir, dividida, apática y desesperanzada.

Les han acostumbrado a escuchar respuestas fáciles, rápidas y de bajos costos o riesgos (elecciones o diálogos), cuando la verdad, es exactamente lo contrario. La reconquista de la libertad conlleva asumir el desafío político que tenemos enfrente para poder cambiar las relaciones de poder y las estructuras sociales que han sido deformadas por los socialistas en 64 años y radicalizado los últimos 24.

El desafío político que tenemos que hacer es el de quebrar el sistema socialista que se mantiene por 6 pilares de poder. Para ello es necesario la resistencia y desobediencia civil, será incondicional realizar una planificación estratégica (métodos, técnicas y tácticas) que conlleve la acción social canalizada en 3 puntos fundamentales: 1) Protestas, 2) No colaboración y 3) Intervención. Estas tres acciones sociales suman 198 formas de acción, totalmente adaptables al contexto y crudeza del desafío político, para saber la crudeza del desafío, es necesario conocer la naturaleza del enemigo.

Hablamos de que el desafío político consiste en quitarle los 6 pilares de poder al régimen socialista, a saber:
La autoridad – la creencia entre la gente de que el régimen es legítimo y que tiene el deber moral de obedecerlo, muchas veces a pesar de sentir oposición, lo obedece igual.
• Los recursos humanos – la cantidad e importancia de las personas y grupos que obedecen a los gobernantes, cooperan con ellos o los apoyan (sindicatos, ongs, gremios, colegiaturas, etc).
• El conocimiento y las destrezas – los que el régimen necesita para llevar a cabo acciones específicas, y que le son suministrados por las personas y grupos que cooperan con él (profesionales de todas las áreas)
•  Los factores intangibles – los factores psicológicos e ideológicos que pueden mover a la gente a obedecer y apoyar a los gobernantes (fanatismo, religión, propaganda, medios de comunicación).


•  Los recursos materiales – hasta qué punto controlan los gobernantes la propiedad o tienen acceso a ella, los recursos naturales, el sistema económico y los medios de comunicación y transporte.
•  Las sanciones – castigos con los que se amenaza, o que se aplican a los desobedientes o a los que no colaboran, para asegurar su sumisión y cooperación, necesarias ambas para que exista el régimen y para que ponga en práctica sus políticas.

Ya conocidos los 6 pilares que sostienen al régimen, no hay que destruirlos sino transferirlos a la causa libertaria, debemos arrebatar esos 6 pilares para que el régimen caiga. Para que esto suceda, tenemos 3 acciones sociales:

Protesta y persuasión: son mayormente manifestaciones simbólicas, que incluyen desfiles, marchas, vigilias, izado de banderas, bailes, música, elecciones burla, discursos públicos, etc.
La no cooperación: se divide en tres sub-categorías: A) No cooperación social (quemar el carnet de la Patria, no asistir a eventos del régimen, etc)
B) No cooperación económica: el boicot y huelgas, paros, rebelión fiscal (no pagar impuestos) y C) de no cooperación política (no votar, renunciar al partido, no dialogar, no apoyar falsa oposición)
La intervención noviolenta, mediante procedimientos sicológicos, sociales, económicos o políticos tales como el ayuno, la ocupación noviolenta y el gobierno paralelo, es el último grupo.

Estas forma de lucha es conocida como Noviolencia, Jiu Jitsu político, golpe suave o simplemente, desobediencia civil. Ha funcionado en más de 15 casos (Egipto , Serbia, Ucrania, Hong Kong, Portugal, Lituania, Letonia, Estonia, El Salvador, Libia, etc) con escenarios totalmente distinto, tanto en crudeza como en tiempo de duración de la tirania. Lo único cierto es que el método de acción noviolenta tiene un común denominador: los ciudadanos unidos y organizados.

El autor que más desarrolló este tema fue Gene Sharp, quien dedicó su vida al desarrollo y estudio de este método, llegando a publicar el manual utilizado por todas las resistencias efectivas: “De la dictadura a la democracia, Un Sistema Conceptual para la Liberación”. Pueden encontrarlo en PDF de forma gratuita y autorizada por el autor para ayudar a todos los pueblos necesitados de un método para su liberación.

En palabras de Gene Sharp:

“La conclusión es dura, cuando se quiere echar abajo una tiranía con la mayor efectividad y al menor costo, hay que emprender estas cuatro tareas:

• Se debe fortalecer a la población oprimida en su determinación de luchar, en la confianza en sí misma y en sus aptitudes para resistir
•  Se debe fortalecer a los grupos sociales e instituciones independientes del pueblo oprimido
•  Se debe crear una poderosa fuerza de resistencia interna
•  Se debe desarrollar un amplio y concienzudo plan estratégico global para la liberación, y ejecutarlo con destreza”

El desafío político conlleva mucha disciplina, constancia y dedicación, es un trabajo duro y de mucho tiempo, pero que sentará las bases sólidas de una ciudadanía activa, consciente y patriota, que saldrá a la defensa de Venezuela si un tirano pretende violarla de nuevo.

Por último, quisiera dejarle un último mensaje a los venezolanos:

“No vale la pena confiar en el gobierno…deben confiar sólo en su propia determinación… Ayúdense a ustedes mismos, apóyense unos a los otros… Fortalezcan a los más débiles de entre ustedes… Agrupense y organícense… y ganarán… Cuando hayan madurado las condiciones para que este asunto se resuelva, entonces—y nunca antes de ese momento—se resolverá”
Charles Stewart Parnell.

Edúcate en la libertad, que la ignorancia se paga caro.

Por Aldo de Vivo
Escritor Invitado
Politólogo y activista  
Twitter: @AldoDeVivo

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; siguenos tambien por Instagram thefreedompost_