Trump vs Biden, la contienda que mostró al mundo que el venezolano no ha aprendido nada

0
468
biden

Ha culminado un ciclo presidencial en los Estados Unidos. Un ciclo que igual que su personaje principal, fue controversial y poco político, o al menos, tan poco político como no se había visto en la historia de este gran país.

En sus cuatro años de mandato, enfrentó entre otras cosas, al huracán María y a una pandemia que desplomó una economía muy bien perfilada, tan bien perfilada, que logró la menor tasa de desempleo de los Estados Unidos desde los años 60. Afrontó un sinfín de críticas y una guerra mediática en contra del “Big Tech” y la izquierda mundial y se convirtió en el único presidente de la historia norteamericana en tener dos juicios en su contra para obtener su destitución.

Solo un tipo tan testarudo como Trump ha resistido tanto y sin embargo no fue suficiente para gobernar cuatro años más.

Tras una polémica contienda electoral, han quedado insatisfechos más de setenta millones de estadounidenses y este país ha quedado dividido por diferencias ideológicas y por actos violencia irrespeto y acciones bochornosas como las del Capitolio, que dejan al sucesor de Trump un trabajo difícil.

En su discurso inaugural, Biden señaló que trabajará más por aquellos que no lo apoyaron, sin embargo, para trabajar por esa mitad deberá dejar la hipocresía y condenar los actos de violencia generados por Black Lives Matters y Antifa de la misma manera que repudió lo ocurrido en el Capitolio. Eso sería iniciarse con un buen pie. Si Biden habla de un gobierno de “inclusión”, deberá ser un ejemplo significativo en esta materia, porque actualmente, lo único cierto es que esta Nación se encuentra vulnerable.

Aunque sea difícil de creer, muchos de los venezolanos que residen en este país y que viene de un país que quedó en ruinas por el fanatismo político, han colaborado en el deterioro de la situación actual. Si bien es cierto, el venezolano no forma parte de un porcentaje notorio dentro de la población de los Estados Unidos, pero sí cuenta con personas de gran influencia dentro del grupo de latinos que habitan en este país y que algunos de ellos, no se han comportado a la altura del escenario.

Divididos entre “Magazolanos” y “venezolanos con Biden”, no tardaron en observarse notorios ataques, similares a los que se vieron entre Adecos y Copeyanos o entre Chavistas y Opositores; sin respeto, sin objetividad, con el fin es solo señalar a quienes creen están equivocados.

Insultos y agresiones entre ciudadanos comunes y figuras públicas quienes, en vez de ser ejemplares entre sí, o de mantenerse al margen, se prestaron para participar en un canibalismo político. Aquí es que me pregunto: ¿Qué hemos aprendido? Al parecer, sencillamente, nada.

La aceptación y tolerancia son dos significados que quizás muchos conocen, solo de teoría no de práctica, perdimos un país por un fanatismo político que entregó su poder a una organización criminal y hoy día, la gran mayoría opositora apoya sin discernimiento a una “representación opositora” ilegal que, en dos años, solo ha dejado escándalos de corrupción.

Esta actitud de fanatismo ignorante, la hemos traído aquí a Estados Unidos y me atrevo a decir que, de cierto modo, nuestra gran mayoría ha sido partícipe de ella; unos en un grado más que otros y por acciones como estas no somos el mejor ejemplo ni de democracia, ni de libertad de expresión.

Guardar una foto de “su” candidato político o postearla en el perfil de sus redes sociales, solo demuestra el nivel de fanatismo superficial que puede tenerse, “políticamente hablando”.

trump

Mejor seamos discrecionales con nuestras acciones, guardando o posteando fotos de nuestras experiencias, seres queridos e incluso aficiones políticas; siempre poniendo en práctica la tolerancia y el respeto, para que éstas sean las acciones que nos identifiquen como venezolanos. Estas elecciones, de un país que no es el nuestro, fue una oportunidad que perdimos, demostrando que no estamos a la altura.

Del odio y la intolerancia solo se sale con coherencia y empatía, este es el momento para demostrar que los venezolanos tenemos algo positivo que aportar, comunicando nuestras diferencias, pero con respeto.

Si usted no está preparado para esto, tampoco está preparado para que Venezuela evolucione.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí